Me gusta

Carta abierta a la Coordinadora Sindical Estatal (CSE) del Grupo Aena

PDFImprimirCorreo electrónico

Señoras y señores de la CSE, en primer lugar ruego perdonen el atrevimiento por el tratamiento dispensado, ya que ustedes mienten más que hablan. Han mentido en todo el proceso de la Privatización de Aena desde el principio hasta el fin, hasta la publicación el pasado 30 de agosto del RDL 11/2011.  

Y se permitieron hasta el lujo de convocar una huelga mediática, ante los ojos de la opinión pública, en contra de la Privatización de Aena y por el mantenimiento del status de Empleado Público para sus trabajadores, que ni el más incrédulo de ellos se creyó. Y más ustedes sabiendo como sabían lo que la Abogacía del Estado les contestó a las interesadas preguntas que le formularon sobre el mantenimiento de su propio status, y no tan solo del de los trabajadores.

Llevan viviendo del cuento desde la creación de Aena en el año 1992, de sus dietas, de sus comisiones y de sus macro Congresos anuales en diferentes lugares de la geografía española, a costa del Estado: a costa de la otra parte negociadora en este proceso. ¿Qué más se les puede pedir si han sido arte y parte desde un principio?.

Enhorabuena, ya que con sus encierros virtuales, su masquerade de huelga y sus duras negociaciones, han conseguido que hasta el último empleado de Aena deje su condición de Empleado Público. ¿Están satisfechos con el resultado?. No han dejado ustedes de ser más que unas tristes marionetas manejadas al antojo por quién montaba sus Congresos.  

En esta vida hay que saber estar a las duras y a las maduras y ustedes no lo han estado ni a las unas ni a las otras, no han querido ser lo suficientemente sinceros ni lo suficientemente valientes, con tal de poder seguir manteniendo su cuota de poder y sus subvenciones estatales. Todo tiene un precio y ese precio por desgracia lo hemos pagado todos los trabajadores de Aena, no ustedes, ustedes siguen siendo intocables, el resto de los trabajadores del Grupo Aena, no.

Pero para su desgracia, han dejado con las vergüenzas al aire a todos aquellos que habían confiado en ustedes, entre los cuales no nos encontramos nosotros: los sindicatos profesionales e independientes, que vivimos gracias única y exclusivamente de las cuotas de nuestros afiliados y a los cuales nos debemos en su hoy y en su mañana.     

Si tuvieran un poco de vergüenza, deberían dimitir de la Coordinadora Sindical Estatal del Grupo Aena todos aquellos que firmaron el Acuerdo de Garantías, todos, aunque muchos estén cerca de su jubilación, desde el primero al último y de esa manera, cerrar definitivamente una de las páginas más negras y vergonzosas de la negociación colectiva en una “Empresa Pública modelo”, palabras extraídas de su excelso, hueco y grandilocuente discurso, de la Aviación Civil española.

Última actualización el Jueves 06 de Octubre de 2011 10:23