Me gusta

¿Tambores de guerra?

PDFImprimirCorreo electrónico

La Unión General de Trabajadores (UGT) ha emitido una Nota de Prensa al margen de la Coordinadora Sindical Estatal de Aena, en la cual muestra claramente su rechazo a la Privatización de Aena. Y nos preguntamos, ¿Porqué ahora?. Después de tibios comunicados, ¿A qué se debe este cambio de estrategia?, ¿De qué información disponen, que no comparten con los trabajadores de Aena?. ¿Tambores de guerra? o fuegos artificiales.

Sin entrar a valorarlo y para vuestra información os transcribimos el comunicado, que ha tenido eco en otras web’s del Sector Aéreo, para que nuevamente cada uno saque sus propias conclusiones.

U.G.T. RECHAZA LA  POSIBLE VENTA Y/O EXTERNALIZACIÓN DE LOS SERVICIOS AEROPORTUARIOS Y/O AERONAÚTICOS DE A.E.N.A.

La Entidad Pública Empresarial de Aeropuertos y Navegación Aérea (AENA), como servicio público prestado por empleados públicos, es el mayor operador integral de servicios aeroportuarios y aeronáuticos del mundo, que no cuesta un euro a los ciudadanos, aunque si proporciona inversiones (17.300 millones de € en el periodo 2000-2009), con unas tasas inferiores a la media de la Unión Europea.

AENA como servicio público prestado por más de 13.000 empleados públicos, de los cuales el 33% residen en Madrid, que permiten la circulación de 187 millones de pasajeros en 2,18 millones de operaciones con 680 compañía conectadas con 138 países. Asimismo, en sus 47 aeropuertos prestan servicio 6.200 empresas, 140.000 trabajadores y 440.000 empleos vinculados al sector.

Desde U.G.T. no alcanzamos a comprender el empecinamiento de un Gobierno conformado íntegramente por un partido socialista por vender y privatizar todo lo que suene a público, aunque tras la venta de Correos, Telefónica, etc., ello suponga la perdida de la “LA ÚLTIMA JOYA DEL ESTADO”, para dejarla en manos de empresas que conforman esos mercados que han provocado la grave crisis que venimos padeciendo y del asfixie económico de los estados, entre los que se encuentra el nuestro.

Nos resulta más incompresible si cabe, cuando analizamos algunas de las manifiestas contradicciones pronunciadas por el ministro del ramo en las que  reconoce que en AENA se sabe ganar dinero y prestar un servicio a los ciudadanos mientras somos empleados públicos, y acto seguido dice que la verdadera causa de la implantación del nuevo modelo aeronáutico es la venta y externalización de algunos activos de esta Entidad Pública al sector privado (el 49% su última versión). Es por ello, que desde U.G.T. exigimos del Gobierno más serenidad y prudencia a la hora de efectuar sus declaraciones públicas, sobre todo cuando estas afectan a las condiciones de trabajo y derechos de miles de trabajadores y trabajadoras con sus respectivas familias.

Informa

Desde U.G.T. entendemos que AENA, viene siendo utilizada por los diferentes Gobiernos como herramienta política y moneda de cambio en los procesos  que no existen problemas de eficiencia, ni de tasas, ni de colaboración pública-privada, ni de participación a las Comunidades Autónomas y otros organismos, sino que lo que verdaderamente se esconde tras el llamado Nuevo Modelo de Gestión de AENA es el hacer caja vendiendo al capital privado lo que es un buen negocio público.

Por otra parte, cabe destacar que a partir de que, en su caso, entre en vigor el nuevo modelo del sistema aeroportuario y aeronáutico, tal y como se desprende del proyecto y de los Reales Decretos, se producirán grandes cambios en las relaciones contractuales laborales de los trabajadores, puesto que a diferencia de los entes y organismos públicos, el personal subrogado a Sociedades Mercantiles, Anónimas, Limitadas, etc. que presten servicios aeroportuarios y aeronáuticos no tendrán la condición de empleado. Dos ejemplos, de cambio de naturaleza jurídica son “Correos y Telégrafos” y la corporación RTVE.

No obstante, desde U.G.T. estamos pendientes de la entrega oficial del proyecto que permita una verdadera negociación sobre el modelo de gestión  AENA, ya que entre las partes se pueden encontrar fórmulas  que sin coste adicional económico, político o social permitan: la no pérdida de la condición de empleado público y la no movilidad geográfica y funcional, la promoción profesional, la eliminación de los riesgos derivados de criterios exclusivos de rentabilidad, considerando la naturaleza de servicio público de los centros de trabajo de AENA, evitando las subrogaciones y  garantizando un marco laboral estable que permita, cuanto menos, los mismos resultados que la creación de AENA en el año 1.991.

En el caso, de que por parte del Ministerio no se concedan esas mínimas garantías en una negociación y posible acuerdo, entenderemos que el único motivo para no establecer dichas garantías seria, la intención de alterar la actual estabilidad como empleados públicos, abaratando costes, flexibilizando plantillas y como se ha manifestado anteriormente, la entrega de la última joya del estado a empresas privadas como BAA, Ferrovial, Indra, Ineco, etc., y que en su caso, supondría una contundente respuesta por parte de U.G.T..

Última actualización el Jueves 25 de Noviembre de 2010 10:22