Me gusta

La venta de Aena en el punto de mira

PDFImprimirCorreo electrónico

Estrategias de inversion.com. Hoy el Gobierno español en funciones tendrá que aprobar el proyecto presupuestario cumpliendo con las exigencias de Bruselas. Agradar al regulador comunitario supone corregir la desviación del déficit con ajustes o liquidez. Una forma de captar capital es precisamente desinvirtiendo en cotizadas participadas. Veamos en cuál le saldría más rentable vender su trozo del pastel.

Bruselas no espera y, por ello, el Gobierno en funciones tiene que sacar adelante los presupuestos generales del Estado para 2017, unos presupuestos que tienen que contemplar los ajustes necesarios para cumplir con el compromiso de rebajar el déficit público hasta el 3,1% del PIB, desde el 4,6 % que se prevé que se consiga este año. Esta reducción del déficit supone un punto y medio de PIB, lo que en dinero se traduce en más de 15.000 millones de euros. Aunque el Ejecutivo confía en que el crecimiento  de la economía nacional será suficiente para corregir, lo cierto es que también se podría ayudar de las desinversiones.

En este sentido, entre las participadas cotizadas que tiene en nuestro mercado, observamos que la más valiosa es Aena. El Estado posee un 51% de la compañía, tras poner en el mercado el 49% restante. Esta participación está valorada a precios de mercado en 9.727 millones de euros. Además, este año el Estado, a través de Enaire, ha visto cómo esta inversión se revalorizaba más de un 20% y, desde la OPV de Aena el año pasado, ha más que duplicado su valor. De hecho, Aena salió a bolsa con una valoración de 8.700 millones y, a día de hoy, el 51% que tiene Enaire ya vale más que Aena entera hace año y medio.

La segunda participada que más vale es Bankia. Actualmente el 62,20% que le correspondería al Estado (porcentaje correspondiente al 100% que tiene de BFA) valdría cerca de 5.500 millones de euros, asumiendo una pérdida de valor del 33% en lo que va de año. Esto supone aproximadamente una cuarta parte de los 22.424 millones de euros que inyectó el Frob a la entidad. Pero esta participación no tiene pinta de ser vendida próximamente, pues el Estado cuenta con un año más de margen para hacerlo y antes parece que pasará a fusionarse con BMN, entidad en la que inyectó 730 millones, haciéndose con el 75% del capital. Posteriormente sería más factible al Estado vender todo en bloque y a través del mercado cotizado.

En la francesa Airbus también tiene una importante baza el Estado español pues, si bien su participación en el conjunto del accionariado es pequeña (4,12%) este trocito de tarta vale en el mercado casi 1.700 millones de euros, habiendo perdido un 16% este año.  El mejor momento para haber llevado a cabo esta desinversión habría sido hace un año, cuando Airbus marcaba máximos históricos en 67 euros y la participación del Estado español alcanzaba un valor de 2.133 millones.

Indra es la participada a la que más valor le puede sacar este año, pues ha sido la que mejor desempeño ha tenido en bolsa de todas sus inversiones. La tecnológica se ha revalorizado un 33% y, con ello, la inversión del Estado ha alcanzado un valor de 383 millones de euros. Además, una venta ahora le aportaría plusvalías seguras, pues la SEPI adquirió el 20,14% que posee actualmente a BFA-Bankia en agosto de 2013 a un precio de 10,19 euros por acción, es decir, un 13% por debajo del precio actual.

En el sector alimentación el Estado está presente en Ebro Foods a través de la SEPI. En esta compañía posee un 10,36% con un valor de mercado actual de 334 millones de euros, luego de haber caído en bolsa un 14% desde que comenzara el año.

Otra de las inversiones históricas de la SEPI es Enagás. Entró en la energética con varios paquetes a lo largo de 2007 y 2008 a un precio medio de 11 euros, por lo que cualquier venta ahora supondría plusvalías. De hecho, si hubiera desinvertido en julio, cuando la acción cotizaba en máximos históricos, podría haberse embolsado 330 millones, mientras que a día de hoy esa cifra habría adelgazado unos 30 millones.

La participada menos rentable para el Estado a día de hoy es IAG, que tras haber caído en bolsa más de un 50% desde enero, la venta le aportaría 220 millones de euros. Al fin y al cabo, la aerolínea británico-española es la cotizada en la que menos peso accionarial tiene, un 2,46%.

Ahora bien, si el Gobierno decidiera cerrar el agujero del déficit (15.000 millones) de una vez con sus inversiones bursátiles, tendría que vender prácticamente todas, aunque se podría quedar con Bankia, a la espera de darle una mejor salida uniéndola con BMN, pues el valor total de sus participadas asciende actualmente a 20.095 millones.

alt

El Estado tendría que vender casi todas sus participaciones para cumplir con Bruselas.

Última actualización el Martes 08 de Noviembre de 2016 17:55