Me gusta

Más de 10.000 pasajeros sin cobertura de Bomberos en el Aeropuerto de Palma

PDFImprimirCorreo electrónico

Unas 90 aeronaves que entraron y salieron del Aeropuerto de Palma no fueron conscientes que no había el número suficiente de bomberos para garantizar el Servicio de Extinción de incendios que requiere la Organización Internacional de Aviación Civil.

Entre las 16:30 y las 19:30 del 17 de noviembre el Aeropuerto de Palma estuvo bajo mínimos de bomberos y a Aena no le “interesó” ni cubrirlo, ni comunicarlo a pesar de que la normativa internacional y las propias instrucciones operativas de Aena así lo requieren.

Aena, conocía este hecho de forma fehaciente desde la mañana del día 14. Y a pesar de que podrían haberse aplicado sin ningún problema los mecanismos de cobertura que se establecen en convenio prefirieron ahorrase unos euros: la hora extra de un Bombero de Aena es de unos 17 euros. Importe que para Aena debe de resultar excesivo para garantizar la seguridad de más de 10.000 pasajeros que entraron y salieron del Aeropuerto de Palma en esas 3 horas. Lo grave no es sólo que no se cubriera la incidencia, sino que se ocultó a todos: “La categoría OACI-SEI se mantiene en todo momento” se advertía desde la jefatura a los Bomberos para que no se comunicara el incidente a la Torre, Centro de Operaciones y Compañías y Agentes de Handling como es preceptivo.

¿Qué dice la Norma?

Los aeropuertos de Aena, como los del resto del mundo, se clasifican en diferentes categorías OACI-SEI, que determinan el nivel de protección SEI (Servicio de Extinción de Incendios) que ha de proporcionarse, de acuerdo con las normas y métodos recomendados de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

Para ello, la Dirección de Operaciones y Sistemas de Red de Aena emitió en 2009 una Instrucción Operativa (EXA 8.1) para “determinar claramente el efecto de la no disponibilidad temporal debida a una incidencia no prevista, de parte de los medios materiales y/o humanos del SEI de un Aeropuerto”.

En dicha instrucción operativa se establecen las medidas “inmediatas” y difusión de la información a seguir en caso de una reducción transitoria del nivel de protección SEI por indisponibilidad imprevista de medios humanos:

  • Se iniciarán inmediatamente las acciones necesarias para la cobertura del servicio mediante los mecanismos previstos en el Convenio Colectivo de Aena.
  • Se comunicará la reducción temporal del nivel de protección SEI a la Torre de control... ...para su difusión vía frecuencia a las aeronaves.
  • Si el aeropuerto tiene ATIS (como es el caso de Palma) el Centro de Operaciones introducirá la información citada en el ATIS para su difusión a las aeronaves
  • Se comunicará la reducción temporal del nivel de protección SEI a las Compañías aéreas basadas en el Aeropuerto y a los Agentes Handling,

En definitiva, una serie de medidas para solventar el problema lo más rápido posible y en segundo término comunicar a todos los usuarios del aeropuerto la reducción en el nivel de protección.

Desgraciadamente la realidad es muy diferente.

El Aeropuerto de Palma, por el número de operaciones que tiene y la envergadura de las aeronaves que operan en él tiene categoría OACI-SEI 9 (nueve). Esto quiere decir, que para poder garantizar la extinción (el salvamento de los pasajeros no está contemplado en la EXA) de un fuego en una aeronave en un tiempo que pueda permitir su rescate hacen falta según la EXA 8.1, 3 Vehículos Extintores, 1 jefe de dotación y 6 bomberos, por parque.

La citada EXA 8.1 también especifica que si sólo hay 1 Jefe de dotación y 5 Bomberos la categoría OACI del Aeropuerto baja de 9 a 7. Esto implica que aviones de determinado tamaño no pueden aterrizar y por eso la deficiencia se tiene que subsanar lo antes posible.

En el Aeropuerto de Palma hay dos parques de Bomberos que dan servicio cada uno de ellos a cada una de las 2 pistas, por lo general ambas en servicio: una para tomas y otra para despegues, por lo que la dotación completa de cada pista (parque) es de 1 Jefe de dotación y 7 Bomberos. El problema es que las bajas de larga duración y otras incidencias no acostumbran a cubrirse por lo que habitualmente se está en el mínimo imprescindible: 1 Jefe de dotación y 6 bomberos por parque. Como consecuencia, cualquier eventualidad, genera una incidencia ya que el aeropuerto queda por debajo del mínimo necesario. Incidencia que prefieren no cubrir, a pesar de la normativa internacional y las propias instrucciones operativas de Aena, poniendo en riesgo a todos los pasajeros, usuarios y trabajadores del aeropuerto.

Última actualización el Domingo 01 de Abril de 2012 22:33