Me gusta

Bromas aparte

PDFImprimirCorreo electrónico

Las bromas entre compañeros son parte del día a día en cualquier profesión. Hechas en esos momentos en los que las cargas de trabajo lo permiten, nos sirven para relajarnos y divertirnos. Eso si, generalmente a costa de otros. A ellos y ellas va dirigido este post.

Una de las más antiguas y recurrentes, pero que no por ello deja de ser efectiva, es la broma de la llave de la Pista. Todavía se recuerda a aquel que le dijeron que estuviera atento a partir de las nueve de la noche porque iban a cerrar la Pista, y a un Señalero pidiéndole por la frecuencia la llave para cerrarla. Creo que todavía debe andar buscándola pues a pesar de todos los intentos que realizó, todo su esfuerzo resultó vano e inútil.

También me viene a la cabeza el teléfono y la insidiosa pregunta en un correcto ingles de “Hi, good morning, I am the Captain of the Papa Echo Delta Echo Tango Echo. Could you be so kind as to check my FPL, please?” y el gesto de sorpresa e incredulidad al teclear en el sistema el indicativo reseñado. Después la broma suele seguir con algún que otro rocambolesco requerimiento. También existe la variante de la “Juliette Oscar Delta Echo Tango Echo”, y aunque este indicativo sea bastante más evidente, también suele resultar bastante efectivo.

Por no decir la de aquel representante de Aerolíneas Argentinas que con un exagerado acento Porteño, pretendía aterrizar con una carga de reses bravas en un B747, y requería entre otras cosas un apartadero en el aeropuerto para que las sedadas reses pastasen a su llegada, debido a que iban a llegar mareadas, cansadas y muertas de hambre después de tan largo viaje. 

O aquella llamada de la Torre pidiendo bombillas porque se habían quedado a oscuras en el fanal, y Mantenimiento las había agotado, con lo cual le invitaban muy amablemente a que desenroscase de su oficina aquellas que fueran menos necesarias.

Las respuestas ante tamañas barbaridades suelen ser bastante variopintas, pasando por el que la caza a la primera, al que no llega a comprender que es lo que está pasando, o al que se la traga hasta el final.

Las bromas no entrañan maldad alguna y de la misma forma que gastas una, otro día te la gastarán a ti.  

Última actualización el Jueves 06 de Octubre de 2011 10:49