Me gusta

In Extremis

PDFImprimirCorreo electrónico

Gracias a una resaca, a un arrebato de última hora, a una premonición, a ahorrarse unos euros... Las casualidades forman parte de nuestra vida y también de las de los famosos. Desde  Mark Wahlberg  a Miguel Angel Revilla, algunos han visto como pequeñas decisiones han hecho que se libraran de catástrofes aéreas que, casi seguro, habrían significado su fin.

Mark Wahlberg y el 11 de Septiembre

El actor tenía reservada junto a sus amigos una plaza en el vuelo 11 de American Airlines que hacía la ruta de Boston a Los Ángeles el día 11 de septiembre de 2001. En el último minuto canceló su plaza porque tuvo que viajar a Toronto y  acabó fletando un jet privado. Y tuvo suerte porque el avión que tenía previsto coger se chocó contra la Torre Norte del World Trade Center.

Lo más fuerte de la historia es que cuando le preguntaron años después a Wahlberg qué habría hecho si hubiese estado en ese avión, el actor se comportó como si de una de sus películas de acción se tratara y contestó lo siguiente: "Si yo hubiera estado en ese avión con mis niños, no habría caído como cayó. Habría habido un montón de sangre en esa cabina de primera clase y yo habría terminado diciendo: 'Está bien, vamos a aterrizar de manera segura en alguna parte, no se preocupen'”. Tiempo después el actor tuvo que rectificar y pedir perdón por sus declaraciones.

Seth MacFarlane o cómo salvarte por una resaca

Por casualidad, el creador de Padre de familia también tenía que haber ido en el vuelo de Mark Wahlberg en el 11 septiembre de 2001. Pero después de irse de cañas con los miembros de una facultad en la que acababa de dar una charla la realidad fue otra. Su agencia de viajes le dijo que la salida del avión era a las 8:15, cuando era a las 7:45 y la resaca hicieron el resto. Así que el productor llegó al aeropuerto a las 7:30 y no pudo coger el vuelo.

Cuando tiempo después le preguntaron por cómo se sentía, MacFarlane dijo que no vivió ninguna sensación de terror porque fue consciente de todo a posteriori, aunque sí fue "algo muy serio en lo que pensar". "Pero la gente muy a menudo está a un pelo de la muerte, cruzas la calle y casi te atropella un coche... En mi caso, el hecho estuvo relacionado con un acontecimiento muy importante. No puedo permitir que me afecte porque soy un escritor de comedias”.

Alejandra Guzmán y la muerte de Jenni Rivera

La cantante mexicana fue otras de las que esquivó la tragedia. En 2012 estuvo a punto de subir al avión en el que murió la  cantante Jenni Rivera, toda una diva latinoamérica. Las dos habían cantado en  Monterrey, al norte de México, y mientras comían juntas Jenni se ofreció a llevarla al día siguiente a Ciudad de México. Aunque en un principio habían acordado viajar juntas, finalmente no volvieron a ponerse en contacto.

Al día siguiente Jenni Rivera y seis acompañantes más despegaron del Aeropuerto de Monterrey porque la cantante tenía que participar en La Voz México, en el que era coach junto a Paulina Rubio y Miguel Bosé. A los pocos minutos de despegar, los radares perdieron contacto con el avión.

Sam Mendes y su amor por Kate Winslet

El director de American Beauty o Skyfall tenía una reserva en uno de los vuelos secuestrados el 11 de septiembre de 2001. Concretamente en el  American Airlines 77 que iba de Washington a Los Ángeles y que se estrelló contra el Pentágono. Mendes cambió al final de planes y no estuvo en ese avión.

Cuando se enteró de los atentados su primera reacción fue llamar por teléfono a Kate Winslet, algo que según el director hizo que su relación pasara “de ser amigos a algo más profundo”. Winslet vivió un falso secuestro ese mismo año en un avión en Londres y, cuando se casaron, en el año 2003, decidieron que nunca viajarían juntos en avión. Por lo que pudiera pasar.

Maarten de Jonge, el ciclista que salvo su vida por ahorrarse unos euros

Este ciclista holandés que milita en el equipo Terengganu Cycling Team no es muy famoso pero merece estar aquí porque ha salvado su vida en dos ocasiones. En julio de 2014 no embarcó en el vuelo MH17 que fue abatido por un misil cuando sobrevolaba Ucrania. “En el último momento elegí un vuelo que salía el domingo porque era 300 euros más barato”, dijo a los medios holandeses.

Lo curioso de este deportista es que era la segunda vez que esquivaba una catástrofe de MalaysiaAirlines. En marzo de ese mismo año no embarcó en el vuelo MH370, que sigue desaparecido. En esa ocasión lo que le salvó la vida fue la comodidad: a última hora escogió un vuelo que no tenía escala.

Jojo Billingsley o la premonición que la salvó

Deborah Billingsley, 'Jojo', era corista del grupo Lynyrd Skynyrd, conocidos sobre todo por su canción Sweet Home Alabama. El 20 de octubre de 1977 todos los integrantes de la banda salvo Jojo montaron en el mismo avión y murieron al caer éste al sobrevolar el estado de Misisipi. ¿Pero por qué no montó la corista? Al parecer, tuvo en sueños una premonición del accidente y decidió no volar en él. Cuando supo que su premonición era cierta sufrió un shock y decidió dedicarse a la religión.

Miguel Ángel Revilla y Severiano Ballesteros

En 1984 cuando Revilla aún no era famoso, intentó cambiar un billete de avión, ya que le habían anulado una reunión y quería volver a Cantabria antes, pero el último vuelo del día estaba completo. Cuando  se disponía a volverse al hotel vio venir corriendo a Severiano Ballesteros que intentaba buscar un asiento en ese vuelo. El personal le dijo al golfista que aunque el avión estaba lleno, podría ir en la cabina de los pilotos, pero éste se negó diciendo que Revilla estaba antes que él y que si no subían los dos, no subía ninguno.

Al final, buscaron un asiento de lona portátil para Revilla y Severiano fue en la cabina, así que ambos consiguieron volar a Cantabria y no cogieron el vuelo de la mañana siguiente. El AO134 colisionó con un Boeing 727 que tenía como destino Roma cuando ambos se preparaban para despegar. Todas las personas del avión que iba a cubrir la ruta Madrid-Santander murieron y 51 de los 93 a bordo del Boeing. "Aquel milagro nos unió muchísimo y tuvimos más que una amistad, éramos como familia”, explicó Revilla.