Me gusta

Seguridad en entredicho

PDFImprimirCorreo electrónico

El robo de un coche de Aena ha puesto en entredicho las medidas de seguridad en el aeropuerto de Vigo. Un individuo saltó una valla que delimita la zona restringida, se puso un chaleco con el anagrama de la empresa gestora de los aeropuertos españoles y salió del recinto con el vehículo rotulado después de que le abrieran la valla en la garita. El delincuente burló todas las medidas de precaución para evitar intrusos y se hizo con un Peugeot 308 con el emblema de Aena que por el momento no ha podido ser recuperado.

Los hechos sucedieron a plena luz del día el pasado miércoles, entre las once de la mañana y la una y media del mediodía. Ese es el tiempo en el que el desconocido se estuvo paseando por la zona de acceso restringido sin despertar ninguna sospecha entre el resto de los trabajadores. Una vez que se vio dentro del recinto, encontró un chaleco corporativo de Aena dentro de un vehículo y se lo puso para pasar inadvertido.

Casualmente, ayer la empresa tenía previsto hacer una revisión de las medidas de seguridad del aeropuerto. Tal vez por ese motivo, los operarios que trabajan en la zona de la pista no dieron importancia al hecho de ver un rostro desconocido deambulando en un espacio que está vedada al público. El hombre intentó llevarse una furgoneta tipo pickup, pero no lo consiguió, según han revelado cámaras, que no ofrecen unas imágenes nítidas. Entonces se hizo con el vehículo de Aena, que tenía las llaves puestas. El hombre consiguió salir del recinto sin despertar ninguna sospecha. Al llegar a la garita de seguridad, observaron un vehículo oficial conducido por una persona con el anagrama de la empresa y lo dejaron pasar. Así de fácil.

Los responsables del aeropuerto se dieron cuenta de los sucedido cuando, horas después, advirtieron que faltaba un vehículo. Las imágenes no han permitido identificar al delincuente porque son de mala calidad. Se cree que es una persona de entre 30 y 40 años y que llevaba una coleta. Hay una investigación abierta para poder dar con el autor del robo y recuperar el vehículo. Se desconoce la dirección que pudo haber tomado, puesto que a la salida del aeropuerto se pierde la pista al no haber cámaras de vigilancia.

En el momento en el que se produjeron los hechos había un guardia privado de seguridad para la vigilancia del recinto. También se encontraban agentes de la Guardia Civil pertenecientes a la patrulla fiscal, pero que no se encargan de la vigilancia exterior del aeropuerto, dado que su misión consiste en el control de los equipajes y de los usuarios que usan las instalaciones.

Salta la valla del aeropuerto de Vigo, se pone un chaleco de Aena y se marcha con un coche oficial.

Última actualización el Jueves 27 de Octubre de 2016 17:21