Me gusta

Flatulencias

PDFImprimirCorreo electrónico

No quedó otra salida. Las alarmas de incendio se dispararon en un avión carguero, un Boeig 747, y los cuatro miembros de la tripulación, únicos pasajeros a bordo, optaron por efectuar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Bali, Denpasar-Ngurah Rai, en Indonesia.

¿La razón? 2.186 cabras que viajaban en la bodega de la aeronave y que no paraban de tirarse flatulencias. El insólito suceso tuvo lugar el pasado 28 de octubre durante un vuelo de Singapore Airlines, el SQ7108, en ruta entre Adelaida, Australia, y Kuala Lumpur en Malasia, y en el que afortunadamente no hubo ningún intoxicado a bordo.

Las flatulencias no fueron detectadas en un primer momento, y cundió la preocupación entre la tripulación al sospechar que se había declarado un incendio a bordo. Una vez en tierra y una vez que los servicios de emergencia hubieran subido a bordo y hubieran visto que no había rastro de fuego, calor o humo, se encontró a las culpables, las cuales se hallaban en la bodega del avión y las cuales habían sido embarcadas en la localidad australiana de Adelaida.

Tres horas después del desagradable incidente, el avión pudo despegar sin que se registrase durante el vuelo ninguna otra incidencia, aunque parece ser, que los animales siguieron haciendo de las suyas.

Flatulence from 2.186 goats forced planes to make emergency landing afer gas set off smoke alarms.

Última actualización el Lunes 16 de Noviembre de 2015 18:21  

Relacionados