Me gusta

Staples

PDFImprimirCorreo electrónico

Entro de servicio a las 08:00 LT. El relevo me cuenta las novedades y una de ella es más que significativa, a la vez que inquietante: no hay grapas en la oficina. Un sudor frío me recorre el cuerpo, ¿Cómo habrán podido pasar toda la noche sin grapas?. Me cuenta Javi, mi relevo, que la noche se ha hecho muy larga y que han recurrido a diversos procedimientos de contingencia para poder grapar.

Ante esta situación no nos queda más remedio que publicar un NOTAM (NO STAPLES AVBL)  y notificarlo a TWR, que sorprendida y preocupada por el hecho informa al ACC, el cual decide regular el tráfico de entradas y salidas del aeropuerto debido a “LACK OF STAPLES”.

La mañana va pasando y realmente la falta de grapas va produciendo un gran estado de stress entre el personal, que desesperadamente busca una grapadora con grapas para poder grapar los papeles que se van generando. Hasta ahora llevamos dos lipotimias y tres ataques de ansiedad, convenientemente atendidos por el Servicio Médico desplazado hasta el Centro de Operaciones.

Y mientras tanto los papeles se van amontonando y vuelan cada vez que se abre una puerta o una ventana por no estar grapados. La situación lejos de mejorar va empeorando a cada minuto que va pasando.

El hecho ya está puesto en conocimiento de la Dirección del aeropuerto que confirma lo que nos temíamos: no hay grapas en el almacén debido a los últimos recortes presupuestarios. Aunque nos tranquilizan diciéndonos que el Gabinete de Crisis ya ha contactado con unidades exteriores para que nos suministren de forma correcta.

Finalmente sobre las 14:00 LT, un camión de Protección Civil, escoltado por vehículos de la UME (Unidad Militar de Emergencias), se presenta en el aeropuerto con un cargamento de grapas "El Casco número 23". El alivio es grande y rápidamente todo vuelve a su normalidad, se grapan todos los papeles generados hasta el momento, se cancela el NOTAM y el ACC retira la regulación.

Última actualización el Lunes 30 de Julio de 2012 23:58