Me gusta

Perdido en el Desierto

PDFImprimirCorreo electrónico

En toda colección de maquetas de aviones de la Segunda Guerra Mundial que se precie, al lado de un Spitfire, de un Messerschmitt BF109, o de un Zero, no puede faltar la de un Curtiss P-40 Kittyhawk.

Y más si el P-40 va adornado con una boca de tiburón en la tobera del motor, emblema de los famosos "Flying Tigers", grupo de combate norteamericano destacado en la China Nacionalista durante la Segunda Guerra Mundial.

Hace unos días apareció una noticia en prensa que me recordó a aquellas maquetas; habían encontrado en el desierto del Sahara, un aparato Curtiss P-40 Kittyhawk en buen estado, 70 años después de que lo derribaran. No se encontraron restos humanos a su alrededor, por lo que se presupone que el aviador sobrevivió y debió fallecer en su lento caminar por las ardientes arenas saharianas. Aun así, se conoce el nombre del piloto derribado. Se trataba de un joven piloto británico de 24 años de edad, llamado Dennis Copping.

Sin darme cuenta lo relacioné con Antoine de Saint-Exupéry, famoso aviador y escritor francés, que también sufrió un incidente de estas características, a pesar de que su avión no fuera derribado y que se tratara de un aterrizaje de emergencia en el mismo desierto del Sahara, allá por el año 1935, incidente al cual a duras penas sobrevivió y le sirvió de referencia años despues para escribir un libro, El Principito, libro de culto y obligada lectura.

Sirva este post como homenaje para este joven piloto británico, desconocido hasta la fecha y que perdió la vida, perdido en en el desierto.

Última actualización el Martes 15 de Mayo de 2012 00:18